19 abr. 2015

ANDALUCÍA MANDATÓ UNA MAYORÍA DE IZQUIERDAS


ANDALUCÍA MANDATÓ UNA MAYORÍA DE IZQUIERDAS

          Andalucía  dijo con claridad en las últimas Elecciones Autonómicas del 22 de Marzo que quería un cambio político, pero dentro de la izquierda. Castigó duramente a la derecha representada por el PP, abriéndole suavemente la puerta a Ciudadanos, y a la izquierda representada por IU, casi sustituyéndolo por Podemos.

          También castigó, aunque más levemente, a la izquierda representada por el PSOE, pero dejándola como fuerza mayoritaria con el mandato de gobernar con los ciudadanos y para los ciudadanos desde el diálogo permanente con el resto de la izquierda, porque la ciudadanía ha elegido una clara mayoría absoluta ideológica, aunque heterogénea, compuesta por 67 de los 109 diputados.

          Los andaluces hemos ordenado al PSOE, a Podemos y a IU que nos gobiernen unidos desde la puesta en práctica en la gestión política diaria de los principios de libertad, igualdad y solidaridad.

          La constitución del Parlamento de Andalucía ha dado hoy una respuesta adecuada a ese mandato electoral, consolidando en su Mesa la clara mayoría absoluta de la izquierda, liderada por el PSOE.

          Si esta mayoría absoluta de la izquierda plural (PSOE, Podemos, IU) no se materializara mediante el diálogo abierto, sincero y permanente en un Gobierno de Andalucía efectivo, que, apartando los intereses partidistas,  solucione con responsabilidad colectiva los problemas de los andaluces desde la igualdad y la solidaridad entre los ciudadanos y los territorios, potenciando y ampliando los servicios públicos y las políticas sociales, si estos grupos políticos se mostraran incapaces de gestionar este claro mandato electoral recibido, darían un histórico ejemplo de irresponsabilidad con consecuencias irreversibles para el futuro de la izquierda y del Estado del Bienestar.

          El sistema democrático se basa en el “poder del pueblo”. El pueblo es que el que ordena y manda, contestando en las urnas. Cuando el pueblo ya ha dicho quienes quieren que gobiernen, es indignante preguntarle otra vez, porque sólo se hace la misma pregunta, oída ya la respuesta, cuando ésta no ha gustado a los elegidos o no ha sido entendida por ellos. Quienes no entiendan o a quienes no les guste la palabra del pueblo no caben en el sistema democrático.

          En este sentido, últimamente, se habla mucho de la posibilidad de convocar nuevas Elecciones Autonómicas con la escusa de la inestabilidad política. Pues bien, cualquier grado de inestabilidad política, resultante de unas elecciones democráticas, también debe ser considerado como explícita voluntad popular que, como tal, debe ser respetada y, por lo tanto, gestionada.

          Resumiendo, Andalucía ha ordenado al PSOE, a Podemos y a IU, mayoría absoluta de izquierdas, gobernar de una u otra forma. Andalucía puede y debe ser ejemplo para el resto de España del inicio de un nuevo tiempo histórico, en el que la izquierda, condenada desde siempre a entenderse, cumpla, por fin, esa condena, tan necesaria para la transformación real y permanente de la sociedad.

                                                                                                                                          Fernando Pineda Luna.

 

 

PUBLICADO en diariodehuelva.es (17 Abril 2015)

ANDALUCÍA RESPONDIÓ AL CAMBIO


ANDALUCÍA RESPONDIÓ AL CAMBIO

          Los andaluces, desde aquel triunfante e ilusionante Referéndum de identificación del 28 de Febrero de 1980, sólo apoyado por la mayoritaria izquierda socialista y comunista, hemos sido convocados por décima vez en 33 años a las correspondientes Elecciones Autonómicas.

          En todas ellas, Andalucía respondió concediendo unas amplias mayorías a la misma izquierda que apoyó aquel referéndum, basadas fundamentalmente en el PSOE y reforzadas en el PCE o IU.

          Sólo en la penúltima convocatoria, año  2012, decidió que un partido de derecha, el PP, fuera el más votado, lo que fue ampliamente interpretado como un castigo sobrepasado del pueblo andaluz a los socialistas, seguramente por su creciente desviación ideológica o acrítico acomodo político.

          La derecha ha pedido a Andalucía el "cambio" y los andaluces le hemos respondido que el cambio que nosotros queremos ya comenzó en 1980 contra la voluntad de aquella derecha, cambiando la Andalucía de los cortijos, de los señoritos y sus sirvientes, de los caciques y sus esclavos, de los emigrantes extranjeros y nacionales, del abandono de los servicios públicos de salud y educación, de las carencias de infraestructuras, etc. por la Andalucía del bienestar, de la igualdad de oportunidades, del AVE y las autovías, del avance en la I+D+I, del liderazgo en la investigación biomédica, etc.

          Andalucía ha respondido que no quiere otro "cambio" que el de seguir avanzando con mayor extensión e intensidad en el que ya inició la izquierda hace 33 años.

          El "cambio" ofrecido por el PP es ya bien conocido como el de la eliminación de los derechos políticos y sociales, el de las privatizaciones y recortes de los servicios públicos para convertirlos en negocios de los más ricos y poderosos, el del aumento de las desigualdades, el del abandono de los que sufren paro, falta de cobijo y hambre.

          El "cambio" ofrecido por el PP es el mismo que lleva a cabo en España y en las comunidades autónomas donde gobierna, es decir, el de reordenar la economía, enriqueciendo más a los más ricos, condenando a los trabajadores en sus esclavos y a las clases medias a su desaparición, utilizando la crisis como excusa.

          A este "cambio", Andalucía ha dicho una vez más: ¡NO!

          Los nuevos partidos emergentes, tanto de la izquierda (Podemos) como de la derecha (Ciudadanos y UPyD), creados, en gran medida, por ex militantes despechados o resentidos de los veteranos partidos clásicos (PSOE e IU y PP), han recogido en estas elecciones andaluzas básicamente el descontento y la desconfianza social en las formaciones políticas gobernantes, añadiendo al viejo debate entre la izquierda y la derecha el original elemento de lo nuevo y limpio contra lo viejo y sucio.

          Andalucía ya habló. Ahora le toca hablar a la izquierda vencedora para consensuar la calidad y la cantidad en el avance del cambio ya iniciado hace 33 años y ahora estancado por la asfixia del Gobierno de España. Los andaluces esperamos que no nos decepcione. 

           

                                                                                                                                          Fernando Pineda Luna.

 

PUBLICADO en diariodehuelva.es (23 Marzo 2015)

7 nov. 2013

UGT (IDEOLOGÍA, ÉTICA, SERVICIO)


UGT (IDEOLOGÍA, ÉTICA, SERVICIO)


         Cuando el compañero de la CEP-UGT Antonio González Vila me dijo que contaba conmigo para que participara en estas Jornadas Formativas, me asusté.

¿Qué puedo aportar yo a ugetistas Delegados Sindicales o miembros de Secciones Sindicales, todos ellos bien formados en cursos de Acción Sindical, de Negociación Colectiva y de Relaciones Laborales y muy experimentados en asambleas, movilizaciones y huelgas?

¡No te preocupes, me contestó Antonio!

Sólo te pedimos que hables desde la experiencia de un ugetista veterano, que aunque ya está jubilado, sigue militando activamente en UGT.

¡Queremos que cunda ese ejemplo!

Ya explicaré más adelante que el ejemplo no tuvo origen, desgraciadamente, en mi iniciativa, sino en una propuesta externa, que yo acepté.

Mi respuesta, aunque aún seguía asustado y sabía que me iba a mantener estresado hasta hoy mismo, fue afirmativa.

¿Por qué?

Porque Antonio González Vila me demostró en pocos minutos que ambos coincidíamos en el carácter fundamental de la militancia ugetista y socialista: la PERMANENCIA.

Y, como todos vosotros sois militantes ugetistas, como yo, quiero intentar convenceros de que la militancia no es verdadera si no es ACTIVA y PERMANENTE.

La militancia ACTIVA y PERMANENTE ha sido siempre necesaria para el buen funcionamiento de las organizaciones de izquierda, porque su único objetivo es la defensa de los intereses de los trabajadores y de las capas más desfavorecidas de la sociedad, es decir, el TRABAJO para conseguir el BIENESTAR SOCIAL.

El único instrumento que poseemos para realizar esta acción política y sindical son nuestros MILITANTES.

Si los militantes son nuestro único instrumento, tenemos que tenerlos siempre en PERMANENTE ACTIVIDAD.

No ocurre lo mismo con la derecha, porque su instrumento es el CAPITAL y su único objetivo ha sido siempre, sigue y seguirá siendo para siempre, defenderlo y aumentarlo mediante la explotación laboral.

Para conseguirlo con mayor facilidad, éxito y rapidez, sólo necesitan gobernar a su estilo, que no es otro que elevar el PODER ECONÓMICO al PODER POLÍTICO.

Por ello el primer objetivo de la izquierda es que la derecha no gobierne.

Yo estoy personalmente convencido de que cualquier acción u omisión de la izquierda, que facilite a la derecha, en cualquier tiempo o lugar, su acceso inmediato o remoto al Gobierno, es incoherente IDEOLÓGICAMENTE y ÉTICAMENTE inconsecuente.

La prueba más clara y evidente de que lo que acabo de expresar no es un dogma fanático o irracional, sino una realidad constatable, la tenemos en la dramática situación social, que ya no solamente nos rodea, sino que también ha entrado en nuestros hogares y afecta nuestras familias.

En mi casa convivo con un hijo despedido y otro con tres nóminas atrasadas sin cobrar, después de salir de un ERE.

No les han embargado porque yo les ayudo.

En las calles de mi pueblo, cuando voy por allí, me abordan sin cesar, pensando que, como fui alcalde, diputado y parlamentario, aún podría ayudarles, al menos, a aminorar sus problemas.

También tengo amigos embargados y arruinados.  

Estos son sólo algunos ejemplos de mis vivencias más cercanas sobre el dolor de la gente, afectada por la política del Gobierno del PP.

El hambre ha entrado ya en muchas familias.

Todos vosotros podéis añadir muchos más ejemplos.

Mientras tanto, durante los nueve primeros meses del año en relación al año anterior, los bancos suman beneficios:

1)   El Banco Sabadell pasó de 90,6  a 186,1 millones de euros de ganancias netas.

2)   El grupo BFA-Bankia ganó 648  millones de euros.

3)   El del Banco Santander subió un 76,9 %.

4)   Caixabank elevó su beneficio hasta el 164%.

5)   El del BBV creció un 86 %.

Como vemos, la derecha soluciona la crisis económica, creada precisamente por los financieros, empobreciendo más a los pobres y enriqueciendo más a los ricos.

¿Cuánto dinero ha recibido BANKIA del Gobierno, a pesar de haber llevado a la ruina a muchos pequeños ahorradores y de haber robado a muchos pensionistas los ahorros de todas sus vidas?

Este es el mejor ejemplo de cómo el PODER FINANCIERO se adueña del PODER POLÍTICO para aumentar su PODER y acrecentar sus NEGOCIOS.     

Estas son las trágicas consecuencias que tenemos que padecer los desfavorecidos, mientras gobierne la derecha con mayoría absoluta.

¡Estos sí están siendo coherentes con su IDEOLOGÍA y consecuentes con su ÉTICA, destinando su SERVICIO a ellos mismos!

Creo que se está adueñando peligrosamente de todos nosotros la ética insolidaria de “sálvese quien pueda”.

El SERCLA  es un laboratorio de la situación en la que vivimos y de la forma en la que asumimos cada uno nuestra responsabilidad como militantes activos de la izquierda.  

En mis vivencias semanales como mediador de conflictos laborales en el SERCLA se ven todos los comportamientos, que lo acreditan:

1)   Cada vez se manifiestan con más soberbia los empresarios, mientras los trabajadores pierden derechos, salarios, convenios colectivos y empleos.

2)   En ocasiones, me han emocionado intervenciones sindicales, proponiendo más sacrificios que la empresa en defensa de los puestos de trabajo.

3)   Pero también he sentido, a veces, vergüenza, al escuchar a sindicalistas más preocupados por sus liberaciones en la empresa que por los intereses del resto de los trabajadores.

También es todo esto consecuencia lógica de tener un Gobierno  de derecha con mayoría absoluta.    

Pero, ¿por qué gobierna en estos momentos la derecha con mayoría absoluta?

Porque muchísimos trabajadores, demasiados, tanto parados como activos, han votado al Partido Popular.

¡¡¡Es evidente!!!

¿Hay alguien que dude de lo que acabo de decir?

¡No es posible esta duda!

Si lo anterior es cierto, sólo la IZQUIERDA es culpable.

Porque los representantes de la izquierda representamos básicamente a esos mismos trabajadores.  

Los dirigentes de la IZQUIERDA, no siempre “de hecho”, pero sí “de derecho”, deben estar ejerciendo como tales dirigentes por el voto de estas clases sociales.

Los dirigentes son dirigentes porque a un grupo de militantes, previamente seleccionados, se le ha permitido votar a una candidatura, previamente negociada entre un grupo de militantes dirigentes.

Evidentemente se produce un “círculo vicioso”, que conduce a un “círculo directivo” permanente, que termina creando una clase dirigente estable y permanente.

El resultado de este sistema electoral es la “DEMOCRACIA VICIADA”, porque, “de hecho”, sólo votan realmente los dirigentes, provocando la autoexclusión de los demás en la participación.  

Cuando el sistema electoral anteriormente expuesto es aplicado por la izquierda, se produce necesariamente la “derechización de la izquierda”, y ésta, a su vez, ocasiona la pérdida de confianza y el rechazo de las clases sociales y de los trabajadores a los que la izquierda debe representar.

Hasta que no cambiemos este sistema, los dirigentes y los representantes públicos elegidos, lo serán sólo “de hecho consumado”, pero nunca “de pleno derecho”, porque los electores dejan de sentirse representados por ellos, que es la esencia de la DEMOCRACIA.

Es un sistema electoral que va periódicamente perdiendo legitimidad democrática.        

Es hora de que recuperemos en nuestras organizaciones estos debates y abramos sin miedo las puertas y las ventanas a un mayor protagonismo de la AUTOCRÍTICA.

Y AUTOCRÍTICA es lo que yo voy a hacer en estos momentos como una reflexión personal en voz alta.

Seguramente es una deformación vital o psicológica mía, pero me habitué desde muy joven a confesarme a mí mismo.

Una veces me perdono y otras me pongo penitencia.

¡Esto no es otra cosa que AUTOCRÍTICA!

Por la propia CONDICIÓN HUMANA, tendemos a criticarlo todo y a todos, pero siempre encontramos la manera de perdonarnos nosotros y ponerles penitencias a los demás.

La izquierda ha venido repitiendo permanentemente muchos ERRORES a todo lo largo de la historia y a todo lo ancho de la geografía.

El más grave de todos, sin duda,  ha sido la permanente DESUNIÓN entre las diversas organizaciones de la izquierda, que tanto daño ha hecho y continúa haciendo al movimiento obrero en general.

Tanto ahora como antes, la derecha, siempre unida en torno a sus intereses, utiliza estrategias para provocar desunión en los trabajadores para vencerlos más fácilmente.

Comparemos la PAZ SOCIAL existente durante los Gobiernos Socialistas con la de los Gobiernos Populares.

¿Cuántas HUELGAS se hicieron en una y otra época?

Cuando analizamos con objetividad cualquier situación de división interna de la izquierda a lo largo de la historia, siempre encontramos indicios evidentes de que tiene su origen en estrategias o provocaciones directas o indirectas de la derecha.    

De todas formas voy a mencionar aquí otros errores que yo también considero muy graves, aunque más recientes y más fáciles de enmendar:

1)   Las DIVISIONES INTERNAS entre las estructuras sectoriales de las organizaciones políticas y sindicales de la izquierda.

2)   Los déficits de PARTICIPACIÓN, que están provocando que tales organizaciones se conviertan paulatinamente en AGENCIAS.

3)   Demasiados MILITANTES que sólo siguen unidos a sus organizaciones políticas y sindicales por la cuota económica.

Estos errores son fruto de la  relajación sufrida por los militantes de la izquierda con responsabilidades políticas, sindicales, orgánicas o institucionales durante los últimos treinta años de democracia constitucional.

Para demostrar lo que digo, el ejemplo que mejor conozco soy yo mismo, lo que también sirve para seguir con la AUTOCRÍTICA que antes reivindicaba.

En 1968, yo tenía 20 años, me expulsaron del Seminario Diocesano por izquierdista, tras dos años de cierto activismo político en el “Grupo de Jesús Obrero”, amparado bajo el paraguas del movimiento de “Curas Obreros”, que mantenía células en el “Stella Mari”, en la “SAFA” y en la Cuenca Minera de Riotinto.

Al parecer, las actividades que originaron mi salida fueron publicar dos artículos de opinión en la revista del Seminario, de la que era miembro de su redacción, y trabajar durante las vacaciones de verano, contratado por empresas.

Los artículos, escritos en 1967 y referidos a aquella época, fueron los siguientes:

1)   “ATEISMO CRISTIANO”, en el que defendía que el socialismo estaba más cerca del espíritu social del cristianismo que la Iglesia Católica Oficial.

2)   “LIBERTAD RELIGIOSA”, en el que defendía que la Iglesia Católica debería exigir al Gobierno Español la misma libertad para el resto de religiones que pide en los países musulmanes de África.

Mi vida laboral, considerada por el rector “indigna de un futuro sacerdote” consistió en los siguientes contratos:     

1)   Peón encofrador en la construcción de la 2ª fase de la Central Térmica del Polo Industrial de Huelva, el primer verano.

2)   Pinche de cocina en Punta Umbría, el segundo verano.     

Desde el momento de mi expulsión, sin cambiar de mochila, porque seguía conteniendo la misma IDEOLOGÍA, la misma ÉTICA y el mismo compromiso de SERVICIO, seguí recorriendo la misma senda del SOCIALISMO, cambiando sólo los instrumentos y las herramientas.

Las nuevas herramientas las encontré pronto en la UGT y en el PSOE.

Con ellas continué caminando y así seguiré “hasta que la muerte nos separe”, porque estoy convencido de que todos llegamos a este mundo con la misión de colaborar a mejorarlo desde la libre elección personal de una IDEOLOGÍA, una ÉTICA y una permanente actitud de SERVICIO a los demás.

 De lo contrario, ni tendría sentido este mundo ni la existencia de la humanidad.

Murió el dictador, se intensificaron las movilizaciones sociales y las huelgas y, consecuentemente, aumentó también la represión gubernativa existente desde el fascista golpe de Estado contra la Segunda República.

A la represión oficial se añadió la provocación extraoficial de neofascistas, de falangistas, de requetés o de Fuerza Nueva. 

Sin embargo, no caímos en las provocaciones y vencimos a los nostálgicos neofascistas.

Negociamos la transición, renunciando a la RUPTURA y aceptando la REFORMA, como único vehículo político posible hacia la DEMOCRACIA, que en aquellos momentos era lo esencial, según nos convencieron nuestros líderes.

Tuvimos que renunciar a concebidas ilusiones y a muchos proyectos en nombre de la llamada “reconciliación”.

Aparcamos República Federal frente a Monarquía, como sistema del Estado.

Tuvimos que aparcar la recuperación de la Memoria Histórica de las víctimas del franquismo a cambio de la amnistía total de nuestros presos políticos.

Se aprobó la Constitución y se convocaron Elecciones Generales y Municipales.

En cuatro meses tuvimos que prepararlo todo con el único objetivo de ganarlo todo.

Aquí empezamos a cometer algunos errores.

Todos nos equivocamos gravemente en varias ocasiones.

¡Yo, el primero en errar!

¿Cómo?

Para elaborar todas las candidaturas al Congreso, al Senado y a  los Ayuntamientos, acudimos a los socialistas de la UGT y del PSOE, porque todos nos conocíamos y estuvimos juntos durante las recientes luchas clandestinas.

Trabajábamos sólo por coherencia  IDEOLÓGICA y con la ÉTICA consecuente para prestar el mejor SERVICIO posible, tanto a los trabajadores, desde las Secciones Sindicales, los Comités de Empresa o las Comisiones Ejecutivas de nuestras organizaciones socialistas, como a los ciudadanos más desfavorecidos, desde las Asociaciones Vecinales.

A mí me tocó ayudar a elaborar las Candidaturas Socialistas para los Ayuntamientos de Riotinto, Nerva y El Campillo.

Como ni en Riotinto ni en Nerva teníamos constituidas Agrupaciones Socialistas ni suficientes militantes con carnet, sólo quedaba una solución: incluir a conocidos y admirados ugetistas del Comité de Empresa de RTM, SA.

Elaboramos unas magníficas Candidaturas Municipales Socialistas, pero tuvimos que modificarlas horas antes de cumplir el plazo de presentación en la Junta Electoral, porque algunos dirigentes de la UGT no consintieron que sus delegados sindicales “se quemaran en la política municipal, decían, porque les perjudicaría en el resultado de las próximas Elecciones Sindicales”.

Esperábamos su colaboración porque habíamos estado siempre juntos socialistas y ugetistas en todas las anteriores luchas sindicales.

No fue así.

Me equivoqué.

El habitual entendimiento entre las dos organizaciones hermanas de la familia socialista no se entendió en aquellos momentos tan cruciales para el movimiento obrero.

No fuimos responsables ni leales con nuestra historia.  

Pablo Iglesias Posse fundó la UGT (1888) nueve años después que al PSOE (1879), pero sus dos Congresos Fundacionales se celebraron en Barcelona el mismo año de 1888 y el mismo mes (el 12 Agosto, la UGT, y el 19 Agosto 1888, el PSOE).

Se convirtieron, por lo tanto, al mismo tiempo, con la misma base IDEOLÓGICA, el mismo sustrato ÉTICO y la misma vocación de SERVICIO, en las dos organizaciones hermanas y necesarias de la clase trabajadora, en los dos instrumentos, el brazo político y el brazo sindical, sin cuya coordinación jamás podríamos avanzar hacia el socialismo.

         A partir de aquel momento, a lo largo de toda la historia del movimiento obrero en España, la UGT y el PSOE han sido siempre los referentes imprescindibles en la defensa de los trabajadores y de las clases más desfavorecidas.

Muchas luchas se han producido, mucha sangre se ha derramado, muchas familias se han roto entre asesinad@s, viud@s y huérfan@s como contribución pagada por los ugetistas y los socialistas para conseguir la DEMOCRACIA.

 Sin embargo, aquel día, algunos socialistas dirigentes de UGT no entendieron que ganar las primeras Elecciones Municipales de la nueva DEMOCRACIA en la Cuenca Minera de Riotinto, templo provincial del socialismo, era lo más importante que había que conseguir en aquel momento para los intereses y el avance de los trabajadores y de las clases más desfavorecidas.

Antepusieron, como hacemos muchas veces, las estrategias a la IDEOLOGÍA, las tácticas a la ÉTICA y el interés particular al SERVICIO general.     

Sólo teníamos un día para enmendar el error.

Tuvimos que improvisar candidaturas en Nerva y en Riotinto con la colaboración de personas independientes.

Nos costó completar el número mínimo de candidatos, porque a nadie le gustaba “ser plato de segunda mesa”.

El fracaso de esta estrategia fue contundente, porque los socialistas ganamos por amplia mayoría en El Campillo y Zalamea, los dos municipios más pequeños, y sólo sacamos dos de los trece concejales tanto en Nerva como en Riotinto, los dos municipios mayores.

Menos mal que en ambos municipios gobernó la izquierda, aunque en ellos venció la UCD, porque nuestros concejales apoyaron a los del PCE, que, por cierto, eran delegados sindicales de CC.OO, función que simultanearon desde entonces con las nuevas responsabilidades políticas municipales.

Por primera vez en la historia, los alcaldes de Riotinto y de Nerva eran comunistas.  

Por si fuera poco lo dicho para demostrar el error de aquellos dirigentes ugetistas, hay que añadir que CC.OO terminó consiguiendo la hegemonía sindical en la RTM, SA poco después.

Aquella falta de colaboración ugetista en la Cuenca Minera de Riotinto tuvo también consecuencias posteriores en la comarca, que perjudicaron las relaciones internas entre ugetistas y socialistas.

Para los militantes socialistas, en aquellas fechas, aún era estatutariamente obligatoria la doble militancia al PSOE y a la UGT.

Tuvimos que dar de baja del PSOE a algunos militantes porque se negaron a seguir afiliados a la UGT, agraviados por la falta anterior de colaboración.

Este fue otro resultado negativo del error que cometí por mi convencimiento personal de que la IDEOLOGÍA, la ÉTICA y el SERVICIO  a los demás están por encima de coyunturales tácticas y estrategias políticas o sindicales.

A pesar de los errores, la izquierda, PSOE y PCE, ganó las Elecciones Municipales.

Se acordó en toda España el apoyo a la lista más votada de la izquierda.

Los ayuntamientos de España estuvieron gobernados mayoritariamente por la izquierda.

Socialistas y comunistas colaboramos juntos y cercanos a los problemas diarios de la gente.

Fue un gran acierto y un ejemplo único en la historia de España, que sirvió para conseguir poco después la proeza de las dos amplias mayorías absolutas de los socialistas en las Elecciones Andaluzas y en las Elecciones Generales (1982).

Muchos Alcaldes nos convertimos en Parlamentarios Andaluces de la noche a la mañana.

Teníamos sólo la ilusión colectiva de poner en práctica nuestra IDEOLOGÍA, movidos por un compromiso ÉTICO de SERVICIO a nuestra sociedad.

¡No nos movía ni el dinero!

No cobrábamos casi ninguno por ser Alcaldes ni por ser Parlamentarios Andaluces.

El Parlamento Andaluz sólo nos pagaba kilometraje y dietas.

Yo era maestro y Alcalde en mi pueblo y Vicepresidente de la Comisión de Educación y Cultura en el Parlamento Andaluz y sólo cobraba por lo primero.

Cada vez que tenía que ir a Sevilla para asistir a los Plenos o Comisiones tenía que dejar preparado el Trabajo Escolar de mis alumnos y dárselo a algún maestro en paro, Jorge Puente Delgado fue uno de los más  frecuentes, al que le pedía que me sustituyera, pagándole 1000 pesetas.

Esta utopía duró sólo la primera legislatura.

Como seguía siendo militante ACTIVO y PERMANENTE tanto en la UGT como en el PSOE, ayudaba a organizar y participaba como interventor en las Elecciones Sindicales en RTM, SA y en el Hospital Comarcal de Riotinto.

Nos tocó realizar un trabajo duro.

Creamos varios equipos comarcales de docentes, compuestos de militantes y de simpatizantes, para colaborar con el PSOE en una intensa campaña en favor de la LODE (Ley Orgánica del Derecho a la Educación).

Recorrimos toda la provincia con nuestros vehículos, sin cobrar dietas ni kilometraje.

En 1986,  a propuesta de mis compañeros de la FETE, fui elegido Secretario General Provincial de la misma.

Nos correspondió organizar las primeras Elecciones Sindicales de la Enseñanza Pública.

 Constituimos la primera Junta Sindical del Personal Docente de la Enseñanza Pública, de la que formé parte.

Formé parte también del Comité Coordinador que organizó el Congreso Fundacional de la FETE-UGT de Andalucía.

Los socialistas accedimos en poco tiempo al Gobierno de España y de la mayoría de las Comunidades Autónomas, y al de los Ayuntamientos y las  Diputaciones Provinciales.         

Necesitábamos mucha gente.

Ante la necesidad de tanta gente para ocupar la multitud de cargos políticos de la Administración Pública, empezamos reclutando a personas independientes cercanas y terminamos abriendo puertas y ventanas a todo el que quiso entrar.

Acudían como moscas a la miel, porque colaborar en aquellos momentos con el PSOE era un “chollo” y la mejor oportunidad de colocación para el resto de sus vidas.

Mucha gente había entrado por la puerta de atrás en la Administración Pública y estaba dispuesta a hacer lo que sea para no salir jamás de ella.

Como ya no se pedían avales para convertirse en militantes, decidió afiliarse mucha gente.

Esta obsesión por crecer nos obligó a recoger gente sin IDEOLOGÍA socialista, sin la consecuente ÉTICA izquierdista y sin el necesario espíritu de SERVICIO desinteresado a los demás.

Era tanta gente la que entró en estas condiciones éticas e ideológicas que corríamos peligro de contaminación general.    

A veces te encontrabas en las sedes de las Agrupaciones Socialistas y también en las Asambleas Ugetistas a nuevos militantes, que en otras épocas más los sufrimos enfrente.

Todos podemos dar nombres, porque algunos eran muy conocidos.

Muchos de estos nuevos militantes cambiaron de carnet cuando llegó el PP al poder.

Algunos, incluso antes de llegar esos nuevos amos, cuando las encuestas ya señalaban con claridad un posible cambio, les hacían guiños y les ofrecían informaciones confidenciales para adquirir méritos y seguir en el cargo.

Muchos intentaron este mismo juego sucio en Andalucía, seguros de la llegada del PP, pero en esta ocasión les salió mal.

También conocemos algunos con nombres y apellidos.

En la UGT está ocurriendo en estos momentos lo mismo.

Hay quienes denuncian irregularidades y presentan pruebas como venganza de haber sido cesados en sus puestos de trabajo como consecuencia de los Expedientes de Regulación de Empleo realizados por la UGT Andalucía.

¿Haría esto un auténtico militante, sabiendo el daño que hace a la clase trabajadora desprestigiar a uno de los pocos instrumentos de que dispone para tener esperanzas de vivir más dignamente?

El que antepone sus venganzas e intereses personales al interés general de la UGT nos es militante verdadero, sino un impostor.       

Se sabía que estas estrategias de personal son siempre erróneas a largo plazo, pero, se decía, ¿para qué íbamos a preocuparnos, si todo marcha bien?

¡Era verdad que todo iba muy bien en aquel momento!

Transformamos España, Andalucía, los pueblos, las ciudades.

Como vaticinó Alfonso Guerra, a España ya no la conocía “ni la madre que la parió”.

Instauramos el Estado del Bienestar,  universalizamos la educación, la sanidad, las pensiones y el derecho a la autonomía personal contra la dependencia.

Se establece como norma habitual el diálogo social de los Gobiernos con las Organizaciones Sindicales y Patronales.

Los Empresarios y los Sindicatos son magníficamente tratados y generosamente subvencionados para mantener la Paz Social.

El problema que ahora tenemos se origina cuando se empieza a considerar que el ESTADO del BIENESTAR es ya seguro e  irreversible.

Ante tanta seguridad de lo irreversible del ESTADO del BIENESTAR, aparece y se consolida la perniciosa teoría, alentada obsesivamente por la derecha, del Pensamiento Único.

Caló tan fuertemente que fue sigilosamente eliminando la IDEOLOGÍA y la sociedad empezó a creerse que eso de la izquierda y la derecha ya era algo del pasado que no tenía sentido.

“¿Qué diferencia hay?”

“¡Qué más da que gobiernen unos u otros, si los derechos que ya tenemos nadie nos los puede quitar!”

Pero lo triste de esta situación es que la izquierda también cayó en la trampa del Pensamiento Único y empezó a cambiar el discurso de “transformación de la sociedad” por el discurso de “adaptación a los nuevos tiempos”.

La izquierda es domesticada, baja los brazos y entra en un sueño profundo.

Su horizonte termina cada día con la puesta del sol y los objetivos históricos de los socialistas se diluyen y desaparecen.

Esto le ocurre al PSOE y también a la UGT.

Sus dirigentes se han dormido en los laureles desde hace algunos años y ahora, para sobrevivir, se encierran en sus círculos de conocidos o amigos, entre los que se reparten los cargos orgánicos e institucionales.

El objetivo principal de muchos dirigentes socialistas era vivir y comer el mayor tiempo posible de la política y el de muchos dirigentes ugetistas era liberarse en el Sindicato, en la Federación o en la Unión.

Esta es una realidad innegable.

Hemos perdido IDEOLOGÍA, estamos sin saber qué ÉTICA elegir y, por supuesto, el SERVICIO que damos es cada vez más escaso.

El arribismo, los intereses personales están ganando espacio a los valores sociales que siempre hemos defendido y por lo que muchos de nuestros antepasados derramaron su sangre y dieron sus vidas.  

Todo esto ha ocasionado una gran pérdida de confianza de la gente en la UGT y en el PSOE.

Estamos paulatinamente dejando de ser la referencia fundamental de la izquierda.

Los culpables de esta situación no son sólo sus dirigentes, sino todos los militantes, porque unos y otros, por acción u omisión, lo hemos permitido y lo seguimos permitiendo.      

Por ello, lo mismo que la derecha está utilizando la crisis para ejercer de verdad como derecha pura y dura, nosotros tenemos que cambiar nuestras estructuras para recuperar la IDEOLOGÍA, la ÉTICA y el SERVICIO que siempre caracterizó a la UGT.

Tenemos que asumir que somos culpables de que la derecha esté gobernando en España y tenemos que rearmarnos y reorganizarnos para enmendar nuestros graves errores y desalojar a la derecha del poder cuanto antes.

Nuestra primera obligación es recuperar todo lo que la derecha nos está arrebatando de cuanto habíamos conseguido con la lucha, la sangre y la vida de miles de socialistas y ugetistas que se quedaron en el camino.

Para expulsar a la derecha del Gobierno tenemos que activar todos nuestros mecanismos, aumentar los cauces de participación y adaptarlos a todos nuestros militantes.

Tenemos que conseguir que nuestros militantes puedan militar ACTIVA y PERMANENTEMENTE.

Tenemos que cambiar la cultura instalada en nuestra organización desde que desaparecieron las Uniones Locales y sus sedes en las Casas del Pueblo.

Tenemos que transformar la actual cultura de la  militancia de unos pocos, los dirigentes, por la cultura de la militancia de todos los afiliados.

Pero para que la militancia sea Activa y Permanente se necesita estimular la Participación y crear cauces orgánicos para hacerla efectiva.

Yo, en estos momentos, que llevo cinco años jubilado, estoy participando activamente en la UGT:

1)   Como miembro de la CEP de la UJP-UGT.

2)   Como Mediador del SERCLA designado por la UGT.

3)   Como de la UGT en el Grupo de Desarrollo Rural de la Cuenca Minera de Riotinto.

Sin embargo, esta participación mía no ha sido consecuencia de ningún cauce establecido, sino ocasionada por una coyuntura  circunstancial.

El anterior Secretario General Provincial de la UGT, Jorge Puente Delgado, que me conoce desde siempre, porque es paisano, me llamó y me pidió que viniera ayudara a la UJP.

Vine encantado y orgulloso de que se acordaran de mí.

Por esto estoy aquí.

Pero no son actitudes coyunturales lo que necesitamos, sino estructuras orgánicas que permitan y promuevan la PARTICIPACIÓN ACTIVA Y PERMANENTE de todos los militantes.

Nadie antes, desde que dimití de la Secretaría General Provincial de la FETE-UGT, me había convocado para ninguna reunión o asamblea.

Desde el año 1988 hasta el año 2010, en 12 años, yo sólo he podido participar en la UGT, en la que llevo militando desde 1976, 37 años, a través del pago trimestral y domiciliado de mi cuota sindical.

Es decir, de mis 37 años de militancia ugetista, 12 años seguidos estuve sin tener ocasión de hablar ni de votar en ninguna reunión de la UGT por falta de cauces de participación.

¡¡¡Esto no debería seguir siendo así por más tiempo!!!       

¿Cómo estimular la Participación Permanente de los militantes?

1)   Que se establezca una Secretaria para la Participación Militante.

2)   Que se cree el Voluntariado Sindical.

Podríamos citar a título de ejemplos de cauces la Participación Permanente los siguientes:

1)   Voluntariado Sindical por pueblos o comarcas en apoyo del trabajo de las Federaciones.

2)   Voluntariado Sindical para activar las Casas del Pueblo.

3)   Recuperar las Uniones Locales y Comarcales de la UGT con sus correspondientes Federaciones de los Sindicatos Sectoriales que tengan afiliados en el municipio o en la comarca.

Adaptemos urgentemente las estructuras organizativas de la UGT a esta PARTICIPACIÓN ACTIVA y permanente de todos los militantes, si de verdad queremos recuperar nuestra IDEOLOGÍA perdida, nuestra ÉTICA abandonada y nuestro espíritu de SERVICIO a los demás, hoy bastante deteriorado.

Si no lo hacemos ya, urgentemente, la derecha no sólo terminará destruyendo en pocos meses las conquistas sociales que nos costó demasiados años de dura y arriesgada lucha a mucha gente, sino que también intentará eliminar, de hecho y por inanición, a las propias organizaciones sindicales de la clase trabajadora.

Hoy somos muchos los que nos sentimos muy frustrados y muy deprimidos, preguntándonos si mereció la pena nuestra lucha.

Gracias, compañeros, por escuchar mi autoconfesión crítica. 

Fernando PINEDA LUNA (5 Noviembre 2013).